La Clave para Obtener el Respaldo de Dios: La Santidad como Fundamento

En la travesía de la vida, todos anhelamos el respaldo divino, la bendición que garantiza el éxito en cada emprendimiento. Pablo, al dirigirse a los hermanos de la Iglesia de Tesalónica, expresó su deseo ferviente de que fueran «afirmados en sus corazones en santidad» (1 Tesalonicenses 3:12).

I. La Santidad como Fundamento: La Escritura nos revela que la santidad es la clave para obtener el respaldo de Dios. No hay otra fórmula ni medio; se logra únicamente caminando con Dios y viviendo para Él. Obtener el respaldo divino transforma radicalmente la perspectiva de la vida, permitiéndonos observarla desde la esfera sobrenatural sin temor. Dios nos equipa para vivir con su respaldo y nos insta a estar siempre armados (Efesios 6:10-18).

II. Ser Revestidos de Cristo: La santidad implica ser revestidos de Cristo, consagrados para vivir en pureza. Efesios 5 nos exhorta a ser hijos de la luz y a vestirnos de la santidad de Cristo. Cuando respondemos al llamado de Dios en tiempos de crisis, Él nos dota de manera sobrenatural y nos insta a no perder tiempo en asuntos vanos.

III. La Santidad como Límite y Establecimiento de Límites: El creyente que busca el respaldo de Dios debe vivir en santidad, obedeciendo la Palabra y estableciendo límites. La santidad implica tener una vida con misión y visión, vivir obedientemente a la Palabra de Dios y establecer límites para no sucumbir a las corrientes de la vida.

IV. Vivir en Santidad: La vida de santidad implica tener una misión dada por Dios. Como creyentes, estamos llamados a luchar por vivir en santidad, una vida que refleje nuestra obediencia a la Palabra y establezca límites para evitar caer en desobediencia.

Conclusión: La santificación es la llave para obtener el respaldo de Dios en cada área de nuestra vida. Vivir en santidad no solo nos coloca bajo la protección divina sino que también nos capacita para ser instrumentos efectivos en sus manos. Que cada creyente asuma el llamado a vivir en santidad, estableciendo límites y siendo revestidos de Cristo, para experimentar el respaldo sobrenatural de nuestro Señor.

También te puede interesar

Testigos de Cristo

En los relatos de Hechos 1:4-9 y Hechos 2:1-4, observamos momentos cruciales que marcaron el inicio de la misión cristiana empoderada por el Espíritu Santo.

Testigos de Cristo

En los relatos de Hechos 1:4-9 y Hechos 2:1-4, observamos momentos cruciales que marcaron el inicio de la misión cristiana empoderada por el Espíritu Santo.